7 simples hábitos para cuidar el planeta hoy

7 simples hábitos para cuidar el planeta hoy

En el Día de la Tierra te damos pequeños tips para incorporar a tu vida diaria que harán una diferencia enorme por el medioambiente.

Hoy en todo el mundo se celebra el Día de la Tierra y nos parece una oportunidad perfecta para recordar que ella es nuestro hogar y que no tiene reemplazo. A veces sentimos que los problemas ambientales son demasiado grandes y están fuera de nuestro alcance, pero la realidad es que son nuestros hábitos cotidianos los que hacen la diferencia y los que generarán una conciencia diferente en las generaciones que vienen. Te damos algunas ideas. Recordá que para que se vuelvan hábito tenés que sostenerlas durante tres semanas. Pasado ese periodo te vas a preguntar: por qué no lo hacía antes?

1. Diferenciá tus residuos

Inaugurá en tu casa una bolsa o recipiente para residuos reciclables, es decir, papel y cartón limpios, plásticos y vidrios. Después llevá esta bolsa al contenedor de reciclables de tu cuadra. Es muchísimo lo que se puede reaprovechar!

Los residuos orgánicos pueden convertirse en un gran fertilizante para tus plantas. Y gratis! Cómo? Sólo necesitás una compostera orgánica con tierra. Allí vas colocando desechos de frutas, verduras o huevos hasta que se convierte en humus. Podés armar tu propia compostera o comprarla ya hecha. Las hay de distintos materiales, formas y precios.

2. Poné en práctica las 4 R: Reducir, reutilizar, reciclar y renovar

– Evitá comprar cosas que no precises.
– Usá pilas recargables.
– Evitá las servilletas y pañuelos descartables.
– Para envolver los regalos usá papel reciclado, revistas o papel de diario decorado.
– Antes de tirar algo que no uses, preguntate si podés darle un nuevo uso; si podés regalarlo o venderlo en un sitio online de compra y venta.

3. Trasladate de manera sustentable

Encontrá modos alternativos de transporte que consuman menos energía y contaminen menos el aire. Por ejemplo, podés hacer car pooling para maximizar el uso de un vehículo. Ni hablar de la bicicleta y tus pies, que son excelentes transportes que reducen el impacto ambiental a la vez que benefician tu salud.

4.Armá tus viandas de manera ecológica

Cuando salgas de casa para ir a trabajar, llevá una lunchera con los alimentos que vas a consumir durante el día. Podés llevarlos en envases específicos reutilizables (nunca descartables) como tuppers y termos. El plástico tarda cientos de años en degradarse. Hasta mil según el tipo de plástico! Usar un material tan duradero para objetos desechables es un error de consecuencias catastróficas a nivel global.

5. Higienizá (te) de modo amigable con el planeta

– Tomá duchas breves. Una de 5 minutos consume 30 litros de agua mientras que un baño de inmersión consume… 300 litros!
– No dejes las canillas goteando. Una canilla que gotea desperdicia entre 100 y 500 litros de agua al mes.
– Cerrá la canilla cuando te cepillás los dientes: vas a ahorrar entre 4 y 10 litros de agua cada vez.
– Usá desodorante roll-on o sólo aquellos aerosoles que en su etiqueta indican ‘Sin CFC, no daña la capa de ozono’.
– Para limpiar usá productos amigables con el medioambiente. Dos aliados muy eficaces para cocina, vidrios y baño son el vinagre de alcohol y el bicarbonato de sodio.

6. Reducí el consumo de energía

– Apagá tu compu durante la noche, no la dejes encendida ni en modo hibernación.
– Si necesitás cargar tu celu, no hace falta que lo dejes enchufado toda la noche: con sólo algunas horas es suficiente!
– Imprimí sólo lo indispensable. Una impresora láser es uno de los artefactos de mayor consumo de la casa.
– Abrí la heladera lo menos posible para evitar que se pierda el frío.

7. Bajá al mínimo o a cero el consumo de carne

La cría de ganado es la principal causante del cambio climático. El gas metano que expiden las heces de las vacas en todo el mundo genera más impacto sobre la capa de ozono que todos los autos, motos, trenes, camiones, aviones y cohetes del mundo juntos. Además, esta industria degrada los suelos y requiere cantidades de agua exorbitantes. Si todavía no te decidiste a dejar la carne, a pesar de toda la evidencia de lo dañina que es para tu salud, sí podés pensar en hacer uno o más días libres de carne a la semana. Optar por una dieta que proporcione menos proteína y grasa animal es beneficioso para tu cuerpo y para el medioambiente.

Hay una frase de Mahatma Gandhi que dice: ‘Sé el cambio que quieres ver en el mundo’. Por dónde vas a empezar hoy?

por Cecilia Alemano para Radical Fitness.

Articulos Relacionados

Dejar un comentario