Mes de exceso en comidas y bebidas. Hace falta?

Diciembre es un mes muy particular. Se nos juegan cuestiones en muchos niveles: profesional, doméstico, afectivo. Época de cierres, de celebraciones, de reencuentros. Hay fiestas de cierre en la empresa donde trabajamos, cumpleaños, brindis de fin de curso, brindis con amigos… Si hacemos cuentas podemos ver que tenemos -mínimo- un evento social por semana. Y a los argentinos si algo nos gusta hacer cuando nos reunimos … es comer.

Mes de exceso en comidas y bebidas. Hace falta?

 

Entonces este año pensamos darle una vuelta de tuerca a la tortura de contar calorías, o -peor- de esas comilonas seguidas de malestar, sales digestivas efervescentes y ayunos. Cómo? Buscando el balance.

• Sacar el foco de ‘Comamos y tomemos hasta reventar’ para ponerlo en el por qué nos reunimos. Aprovechar a estar con mi familia y con nuestros amigos para celebrar que terminamos un año juntos, pensar en proyectos para el que viene. Tener esto en mente puede ordenarnos mucho.
• Recordar que la cena de Nochebuena, de Fin de Año no son la última cena. Al día siguiente sigue existiendo la comida. Esto parece una obviedad pero no lo es.

• Entre fiestas seguir con nuestros hábitos saludables, tanto de alimentación, como de entrenamiento y cuidados físicos. Estar muy hidratados.

• Pararnos frente a la mesa y elegir qué vamos a comer. Tomar un plato y servir un poco de cada cosa. Así tenemos registro de qué comemos y mayor sensación visual de saciedad.

• Recordar que el alcohol aporta 7 calorías por gramo. Más que el hidrato y que la proteína y apenas menos que las grasas. Pero además son calorías vacías de nutrientes que te deshidratan y le dan trabajo extra a los riñones y al hígado.

• Tomar conciencia de los efectos de comer excesivamente. En una noche podemos incorporar 5 mil calorías: lo que comemos normalmente en dos días! Pero además seguimos comiendo lo que sobró durante varios días. Así la bacanal empieza el 24 y termina los primeros días de enero.

Algunos tips para armar tu menú

Bebidas: No necesariamente tienen que ser bebidas alcohólicas y gaseosas. También podemos servir agua fresca, jugos naturales y limonadas endulzadas con Stevia.

Entradas: En la picada sumá bastoncitos de zanahoria, de apio, etc. y eliminá los embutidos. Prepará tomates o huevos rellenos y escabeches de vegetales. Usá mayonesas de remolacha y zanahoria.

Ensaladas: Ofrecé más ensaladas que la clásica de lechuga y tomate. Con quinoa, con arroz yamaní, trigo burgol, palta, semillas. Hay decenas de opciones!

Platos principales: Salite un poco de las carnes rojas que tienen muchas grasas y nos causan pesadez. Podés hacer platos frescos y parilladas de pescado y vegetales.

Postre: Un buen ítem es la ensalada de fruta, las brochettes de frutas o las frutillas y cerezas bañadas en chocolate amargo. Si hay helado, que sea de agua.

Mesa del brindis: Servite lo que vas a comer en un platito. Las frutas secas tienen Omega 6 y Omega 3. En cantidad son muy calóricas, pero son preferibles al mantecol.

El día después: Tomá mucho líquido. Elegí más frutas y verduras. Sin harinas, sin azúcar. Y retomá tu rutina de ejercicios!

Luciana Tenreyro – Lic. en Nutrición MN 6360
info@lucianatenreyro.com.ar
www.lucianatenreyro.com.ar
Seguila en IG: tenreyroteam

por Cecilia Alemano para Radical Fitness.

Articulos Relacionados

1 comentario/s

Gabriela correjidor Martes 12 de Diciembre 2017 - 12:45 pm

Me encanto !!!! Las frutas secas buena opcion!!! Y no dejar d movernos para q el metabolismo siga con todo !!! Felices fiestas radical !!!!!

Reply

Dejar un comentario