Por qué vapear es una muy mala idea.

Por qué vapear es una muy mala idea.

El cigarrillo electrónico está prohibido pero se sigue vendiendo libremente. Sus efectos sobre la salud son altamente nocivos.

Pareciera que hoy ‘vapear’ es cool. Se ve gente pitando sus cigarrillos electrónicos en espacios públicos, en bares, ámbitos laborales y hasta en medios de transporte.  Aunque fue prohibido en 2011 por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica  (ANMAT), hay un vacío legal que hace que se pueda vender libremente a través de Mercado Libre, redes sociales y hasta algunas tabaquerías.

El año pasado, en el Primer Foro Internacional de Cigarrillo Electrónico, desarrollado en la ciudad de Buenos Aires, se redactó un documento que alerta sobre el hecho de que no hay estudios a largo plazo para afirmar la inocuidad del vapeo y que quienes los compran no suelen fijarse en que cumpla con exigencias como ser de acero quirúrgico y no de otro metal que al calentarse expida sustancias tóxicas. Tampoco hay quien regule la cantidad de nicotina.

El aerosol producido por el cigarrillo electrónico empeora la calidad del aire. Por eso, no sólo perjudica a quien lo consume, sino también a su entorno. Aunque los niveles de aerosol de nicotina son diez veces menores a los cigarrillos fumados, las concentraciones son capaces de inducir aumentos de cotinina – un alcaloide producto de la transformación de la nicotina en el organismo – comparables a los producidos por humo ambiental del tabaco fumado.  La cotinina permanece bastante tiempo en el cuerpo: sólo después de 20 horas se demedia en la sangre.

Qué dice el Ministerio de Salud?

Que el cigarrillo electrónico puede causar:

  • Efectos respiratorios agudos. : aumento en un 18% de la resistencia de las vías aéreas y disminución significativa de la fracción espirada de óxido nítrico, con inflamación de la vía aérea.
  • Asociación con neumonía infecciosa y neumonía lipoidea.
  • Aumento de la expresión de mediadores inflamatorios similar al mecanismo de producción del asma.
  • Tiene la potencialidad de modificar la expresión genética de las células epiteliales bronquiales, de forma similar al cigarrillo fumado, aumentando el riesgo de transformación maligna.
  • Explosión y quemaduras (principalmente rostro y manos).
  • Irritación faríngea y de la boca.
  • Tos seca.

Otros ítems importantes:

  • Los contenidos reales de nicotina de los cartuchos no suelen coincidir con los presentados en los envases. Se ha reportado frecuentes diferencias entre la cantidad de nicotina señalada en la etiqueta de los cartuchos y la real.
  • No está regulado como sí lo están los productos farmacéuticos.
  • Los niveles de nicotina que libera llegan a ser mucho más elevados que la nicotina terapéutica, pudiendo generar adicción y síntomas de abstinencia al interrumpir su uso.
  • El tiempo de uso es libre y no limitado a un periodo prefijado coexistiendo en la práctica con un uso doble conjuntamente con el cigarrillo fumado.
  • Se propone como un producto ‘menos dañino’ que el cigarrillo fumado, lo que podría constituir un falso reaseguro y contribuir a dilatar la decisión de dejar de fumar.
  • El aerosol se acompaña de otros productos potencialmente dañinos: como formaldehido, acetaldehído, acroleína, tolueno, m-p-xileno12, NNN, NNK, cromo, níquel, plomo y cinc. Estos químicos son todos carninógenos y, en la mayoría de los casos, son neurotóxicos o citotóxicos.

Además, el cigarrillo electrónico se puede comportar como puerta de entrada a fumar: en los EE.UU. un 3,2% personas que nunca habían probado cigarrillos ya habían probado cigarrillo electrónico. El grupo que más frecuentemente lo hizo fue el de los jóvenes entre 18 y 24 años. La FDA (la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos) aprobó su utilización con las mismas restricciones que el cigarrillo y en la Unión Europea la situación varía según el país. En países – como Canadá, Nueva Zelanda, Brasil, Uruguay, Colombia y México- ya ni siquiera es un tema de discusión. Se sabe que aunque el cigarrillo electrónico es menos perjudicial que el regular, tiene efectos sumamente negativos sobre la salud.

Como actúa la nicotina sobre el cuerpo

  • Posee efectos cardiovasculares (vasoconstricción, taquicardia, aumento de la presión arterial, disfunción endotelial, aumento del consumo de oxígeno del miocardio)
  • Induce la alteración de los lípidos.
  • Promueve insulino-resistencia.
  • Puede actuar como promotor de tumores. Si bien la nicotina no es en sí misma carcinogénica, activaría las células malignas en un estadio posterior a la carcinogénesis.
  • Promueve la neurodegeneración y la citotoxicidad.
  • Produce daño directo del ADN.

por Cecilia Alemano para Radical Fitness.

Articulos Relacionados

Dejar un comentario