Siempre querer más, ir por eso, trabajar duro y a todo encontrarle lo más lindo y divertido

Siempre querer más, ir por eso, trabajar duro y a todo encontrarle lo más lindo y divertido

Le gustaban los deportes y el baile, pero no encontraba el rumbo hasta que un hada madrina le mostró el fitness y le cambió la vida. La inspiradora historia de nuestro Master Trainer Fabio Maidana.

Fabio Maidana nació y creció en Corrientes capital. Tercero de ocho hermanos, siempre fue el payaso de la familia: Había que destacarse entre ocho chicos! En los cumpleaños eran muy celebradas sus coreografías de los temas de Ricky Maravilla.  Le gustaba el fútbol – jugó dos años en la Liga Correntina –, el vóley – estaba en el equipo de la escuela –, el handball y el softball y también bailar. A los 15 formó su grupo de Axe ‘Bahiano explosão’ que duró tres años.  ‘Siempre me encantó moverme!’, dice él.

Su mamá, María de las Mercedes, fue toda su vida ama de casa (‘Nos crío a los ocho de la mejor manera imaginable’), Carlos Raúl, su papá, herrero. Fabio trabajaba con él. ‘Siempre hice mi moneda, unos pesos como para sentirme adulto’, dice. Al terminar la escuela quiso estudiar el Profesorado de Educación Física, pero se dio cuenta de que sus padres no se lo podían pagar, así que se puso a trabajar: en un transporte de carga y descarga de camiones, como mozo, en un cyber y en un supermercado. En este último sobre todo aprendió lo que era tener un trabajo formal.

Cuando se quedó desocupado recordó la materia de Psicología y Filosofía de la escuela, que disfrutaba mucho. Se anotó en el Profesorado de Psicología. En el primer año, iba en colectivo a cursar cuando se encontró a una amiga de su novia que lo había visto bailar en los carnavales de Corrientes. Fabio le contó que estaba estudiando psicología. ‘Qué?’, le dijo ella, que lo había visto moverse, bailar, arengar a la gente. ‘Vos tenés que dedicarte al fitness’. Él hacía fierros, pero de fitness no tenía idea. Veía en el gimnasio cómo se divertían al ritmo de la música, pero nunca se había acercado. Verónica – así se llamaba la amiga de su novia – era instructora de FIGHT DO y le dijo que ella tenía serios problemas en la columna, que quizá la tenían que operar. Necesitaba que él tomara la posta de sus clases. ‘Mucha presión!’, recuerda Fabio, pero su intuición lo guió. Ya en casa de Verónica ella le mostró un DVD de FIGHT DO. Ahí vio por primera vez a Pablo García y supo que había algo llamado Radical FItness.

Dijo que sí. Ella lo preparó durante todo un año. Él estaba todo trabado, no tenía nada de elongación: ‘Me cargaba porque decía que daba patada de chancho’, ríe Fabio. También lo reeducó un poco en la alimentación, porque ella es nutricionista. Le mostró los cereales, le explicó por qué la carne hacía mal y le enseñó a tomar mucha agua. ‘Es una chica con un corazón muy grande. Me dio todo’, dice él. ‘Sobre todo, el puntapié inicial que necesitaba’.  También lo invitó a sumarse a la Escuela de Entrenadores Personales – donde aprendió sobre biomecánica y patologías físicas – y a  tomar su primera certificación en RF Corrientes: FIGHT DO. ‘Me apasioné muchísimo con esta actividad’.

Al principio no fue nada fácil. ‘El fitness era la risa de mis amigos, de mi familia: nadie conocía de qué se trataba’. Fueron varios años en que su entorno no entendía qué estaba haciendo. Encima los números a fin de mes todavía no daban, lo que les daba más la razón. ‘Ponete a trabajar’, le decían. Él los escuchaba pero igual seguía. Además tenía la responsabilidad de no fallarle a Verónica. Enseguida empezó a tomar otras certificaciones en RF Corrientes: MEGADANZ, UBOUND, KIMAX, POWER, X55, OXIGENO y FACTOR F. ‘Estaba sacado’, ríe. (Más adelante en Buenos Aires haría TOP RIDE, ELEVEN  y HYPER C).

Un día recibió un mensaje. La Master Trainer  que le había dado la certificación en FIGHT DO Marianela Seriall – le pedía que lo cubriera un viernes en su clase. ‘Era lo más!  No lo podía creer, obviamente dije que sí’. Durante toda la semana preparó la clase. Recordó todo lo que le había enseñado Verónica y tomó toda la inspiración que le trasmitía Marianela. Cuando llegó el viernes preparó la música, la botelita de agua, la toalla. El corazón le latía a mil. ‘Ahí fue cuando conocí la satisfacción al subir a la tarima y ver a la gente conectar conmigo’, dice.

Durante un año hizo reemplazos, hasta que tuvo su horario fijo. ‘Puse primera, segunda, cuarta, tuve hasta cinco clases por día’, recuerda. Marianela le aconsejaba que graduara su energía porque él daba cada clase como si fuera la última.  Además ella le ofreció ser Master Presenter de UBOUND en un Fest. ‘Tener yo, Fabio Rubén Maidana, una clase nueva de Radical Fitness en mis manos era un premio’, suspira.  ‘Practicaba todo el día con el DVD de mi mamá, frente al espejo’, dice. Además se siguió capacitando. Tomó clases de Salsa y Bachata e hizo el instructorado de ritmos latinos.

Sin conocer todavía a Celeste Contreras y a Pablo García, Fabio les escribía por Facebook. ‘Les decía que me encantaban los mixes que armaban, que la música estaba buenísima’, dice. Ellos le contestaban con muy buena onda. Hasta que en 2012 viajó a Buenos Aires y los conoció a todos, incluidos Gabriela y Nathaniel Leivas. Les pidió una foto con mucha timidez. ‘Era muy loco porque ellos andaban como dos personas más, pero para nosotros Gaby y Natha eran el Brad Pitt y Angelina Jolie del fitness’, ríe. Fue ahí que participó en la clase de KIMAX en el Fest. (‘Una locura verlo a Pablo en acción’). En una clase de UNOUND, Celeste lo invitó a sumarse. ‘A mí?’, pensó Fabio. Sí, a él. Subió a la tarima. Después encontró a Mauricio Freccia y charlaron. Cuando llegó el horario de MEGADANZ y él le dijo ‘Correntino subí!’ Enseguida Celeste le dijo que le faltaba un presentador para los videos de UBOUND. ‘No entraba en mí. No sabía si llorar o qué. Era lo más!’, recuerda Fabio.  

El momento de ese video llegó en 2016. Fabio daba sus clases y después se ponía a entrenar y practicar la coreografía. Pidió reemplazo en sus clases de Corrientes, pidió prestada la plata para quedarse en Buenos Aires. Llegó el día. Hizo el video frente a Gaby y Natha. ‘Imaginate los nervios’, dice Al parecer falló la voz y la conducción y por un tiempo no lo volvieron a convocar. Se bajoneó un poco pero enseguida se puso a practicar vocalización a fondo. Cuando se sintió listo le escribió a Celeste, avisándole que había mejorado. Ella le pidió un video.  ‘Lo chequearon y sí!’, recuerda entusiasmado. Justo se venía el Summit 2016. Le pidieron que se viniera para grabar el video para el evento. Le explotó el corazón. ‘Le puse todo. Me vine entrenadísimo. Salió todo impecable’, dice.

En el Summit, Gaby y Natha lo vieron en MEGADANZ, en FIGHT DO y KIMAX. Gaby lo invitó para los videos. Fabio veía cómo toda la dedicación iba dando sus frutos. Así que en 2017 decidió venirse a vivir a Buenos Aires, al principio a casa de su hermana. Ahí surgió la propuesta de trabajar en Radical Fitness Central, donde hoy es Master Trainer Internacional. La clave, para Fabio, es la continuidad, y siempre querer más, ir por eso, trabajar para conseguirlo. ‘Y, sobre todo’, dice él, ‘a todo encontrarle lo más lindo: lo divertido’.

Hace poco estuvo en RF Corrientes pero ya no como aquel chico que tomaba su primera certificación, sino como un Master Internacional que viajaba especialmente a darla. Desde debajo de la tarima, Marianela- que al igual que Verónica apostó 100 por ciento a él – se emocionó. ‘Estoy muy orgullosa de vos’, le dijo. Para Fabio el círculo cerró a la perfección.

por Cecilia Alemano para Radical Fitness.

Articulos Relacionados

Dejar un comentario