Sirven los ayunos intermitentes?

Están muy de moda los ayunos de hasta 24 horas. Funcionan? Para qué sirven? Cuántas horas son las recomendables? Qué contraindicaciones tienen? Le preguntamos todo a nuestra nutricionista Luciana Tenreyro. No te lo pierdas!

Sirven los ayunos intermitentes?

 

Seguramente oíste hablar de los ayunos intermitentes. Es que desde que los gurúes de la tecnología en Silicon Valley los pusieron de moda están en boca de todos. Pero, qué son y para qué sirven?
Hacer un ayuno intermitente implica establecer un periodo de tiempo en el que hay que mantenerse en ayuno (sin ingerir alimentos con calorías o edulcorados) y otro período de tiempo en el que se deben hacer las comidas. Estos períodos pueden variar en función del tipo de ayuno intermitente que se siga. El tipo más habitual es el ayuno 16/8 en el que se pasan 16 horas sin comer (que habitualmente suelen ser entre la cena de un día y la comida del día siguiente) y otras 8 horas en las que debemos meter nuestras comidas. Otro tipo de ayuno intermitente frecuentes es el 12/12 (12 horas sin comer y 12 horas en las que ingerimos comidas). En este caso lo más sencillo es mantener el ayuno desde la hora de la cena, aproximadamente a las 22:00, hasta la comida de media mañana, sobre las 10:00. Existen otros tipos, como los ayunos de 24 horas o el ayuno 20/4 (20 horas en ayuno y solo 4 horas en las que se puede comer), pero suelen ser más complicados de llevar y de compaginar con la vida diaria.

Algunas cosas importantes a tener en cuenta:

1) La mayor parte de la gente recurre a ellos para adelgazar, pero llevar adelante una estrategia de ayuno intermitente no hace que ‘automáticamente’ adelgaces: vas a tener que seguir llevando una dieta hipocalórica si lo que buscas es perder peso. Sin embargo, el hecho de limitar tus ingestas a unas horas diarias sí puede ayudarte a controlar el hambre y a controlar la cantidad de calorías que ingieres a lo largo del día.
2)  La calidad de los alimentos que comas es importante también dentro del ayuno intermitente: como decíamos, basar tu alimentación en alimentos y no en comidas procesadas siempre será un beneficio para tu salud.
3)  La sensación de apetito se va inhibiendo porque se producen cuerpos cetónicos. Éstos surgen del metabolismo proteico, y en ausencia de hidratos de carbono, viajan por sangre, se ponen en contacto con la neuronas, disminuyendo la sensación de apetito; la famosa cetosis, una situación no deseable como estilo de vida.
4)  No es recomendable para todos: Hay personas a las que les sienta mejor hacer varias ingestas pequeñas a lo largo de todo el día. Es importante tener en cuenta el nivel de actividad física, la interacción con los medicamentos (muchos necesitan tomarse después de las comidas), observar las señales de fatiga y los niveles de atención.
5)  Consultar a un nutricionista puede ser de mucha ayuda para que evalúe nuestro caso personal y nos ayude a encontrar aquello que nos funcione mejor.

Nuestra nutricionista Luciana Tenreyro – cuyo lema es ‘No existen las soluciones mágicas, existen las soluciones lógicas’- está de acuerdo en establecer un ayuno diario de entre 8 y 12 horas entre la cena y el desayuno. La cena debe ser liviana, y tiene que ser tres horas antes de ir a dormir, para que el organismo use su energía en descansar y en regenerarse, y no en digerir alimentos. El desayuno debe contener hidratos complejos (cereales, granola, pan integral), frutas enteras con cáscara (para aprovechar la fibra), lácteos vegetales (por su aporte de calcio).
‘Debemos lograr una alimentación saludable que tenga en cuenta nuestro gasto energético, con las grasas del alimento en sí, con hidratos complejos, y cero procesados. Lo ideal es hacer cuatro comidas diarias y evitar el picoteo’, dice.

por Cecilia Alemano para Radical Fitness.

Experta consultada

Luciana Tenreyro – Lic. en Nutrición MN 6360
info@lucianatenreyro.com.ar
www.lucianatenreyro.com.ar
Seguila en IG: tenreyroteam

Nota del Editor: La información en este artículo está destinada solo para uso educativo; no necesariamente refleja las opiniones de Radical Fitness y no es un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre buscá el consejo de tu médico u otros proveedores de salud calificados ante cualquier pregunta que puedas tener con respecto a cualquier afección y antes de realizar cualquier dieta, tomar un suplemento, o iniciar entrenamiento físico.

Articulos Relacionados

Dejar un comentario