Tomé la decisión de cambiar!

Hermione Friesen tiene 38 años. Nacida y criada en Tasmania – una pequeña isla en Australia, donde aún hoy vive-, tuvo una infancia feliz, rodeada de mar, viajes familiares y un gato sin cola llamado Max.

Tomé la decisión de cambiar!

A sus 33 años vivía con su marido, con quien había compartido más de diez años; tenía un empleo cómodo y seguro como project manager en una compañía de finanzas; un nene de 4 años – Félix- y estaba embarazada de su segundo hijo, Elvis. Todo parecía ir bien excepto por un detalle: sus cada vez más serios problemas de caderas y espalda por exceso de peso. Entonces pesaba 94 kilos, casi 40 más que ahora. El día que le dijeron que tendría que usar bastón por el resto de su vida hizo su primer gran click. Se propuso ser una madre más saludable y activa para sus hijos. ‘Fue mi gran momento. Creo que todos lo tienen’, dice hoy. ‘El momento en que podés tomar la decisión de cambiar. Yo la tomé’.

Decidiste amarte más.

Sí, intenté por primera vez priorizarme. Además, si cambiás la mamá, cambiás la familia. Qué hacés durante los fines de semana? Vas al bosque o te quedás viendo tele? Comés saludable o te atiborrás de comida rápida? Te tirás en el sillón o hacés ejercicio?

Fue difícil el proceso?

Sí, pero no me desalenté. Me subía al elíptico y apenas resistía tres minutos sin que me faltara el aire. Estaba tan fuera de forma! Al día siguiente intentaba sumar 30 segundos más. Y al día siguiente otros treinta. Un día vino una amiga y me dijo ‘Deberías convertirte en Personal Trainer’. Y así empezó todo.

Y ahora tenés tu propio gimnasio, el ‘Arena Fitness Centre’, que ganó durante tres años seguidos el premio al mejor gimnasio de la ciudad.

Si! Estoy tan orgullosa de mi gimnasio. A veces ni siquiera siento que esté trabajando. Lo más mágico es que primero vienen las mujeres, después sus maridos. Mientras tanto, los chicos juegan, dibujan, disfrutan con otros de su edad.

En cierto sentido, sentís que cambiás la vida de las personas?

Claro. Porque probablemente esa noche vuelvan juntos a casa, y coman juntos, y seguro no vayan a un fast food, y seguro se animan a hacer bicicleteadas juntos durante el fin de semana.

Cómo llegaste a Radical Fitness?

Cuando arranqué como Personal Trainer trabajaba en un pequeño gimnasio, y no quería saber nada de nada del fitness grupal. Ni siquiera podía imaginarme arriba de un escenario frente a un montón de gente! Después hice la certificación en FACTOR F, porque me lo sugirió la dueña del gimnasio. Me deslumbró! La Master Trainer que lo dio – Deanne MacNamara- tenía una energía especial, súper contagiosa. El modo en que hablaba de Radical Fitness era muy entusiasta. ‘Quiero ser parte de eso!’ pensé. ‘El concepto entero es a lo que yo pertenezco’. Esa charla cambió mi vida.
Un segundo gran click! Así que seguí con UBOUND y TOP RIDE.

Cuál es tu preferido? Todo Master Trainer tiene uno!

FACTOR F. Me encanta la suspensión y trabajar con mi peso corporal. Lo siento más natural y fluido. Me uso a mí misma para entrenar! Lo amo. Además lo llevo a donde vaya, sin necesidad de elementos extra.

Recordás cuando conociste a Gaby y Nathaniel Leivas?

Fue el año pasado en el World Summit acá en Buenos Aires. Fue increíble! Pude percibir su energía. Los vi como los creadores de Radical Fitness, los programas, el concepto en sí. También los vi como personas de negocios que montaron una gran empresa que involucra y compromete a un montón de gente apasionada por lo que hace. Crearon algo tan grande que todo lo que quería era estar cerca de ellos, y ser como una esponja para absorber algo de esa energía y conocimiento. Noté que son muy positivos, y que nunca pierden de vista el toque humano del negocio.

El año próximo vas a participar del World Summit en Taipei, Taiwan!

Sí! Espero poder presentar todo lo que pueda. Somos un equipo conformado con gente de Australia y Nueva Zelanda. Me emociona mucho!

Y ahora qué sigue?

Estoy trabajando para certificarme en KIMAX y luego enseñarlo. Y también RADKIDZ! Me encanta este programa para chicos, y me gustaría mucho llevarlo a los colegios de mi ciudad. Es súper completo, divertido y trabaja con el proceso de cada uno, sin competencia. En Tasmania los chicos pasan mucho tiempo en la tablet y la mayor parte no se alimentan bien. Aspiro a ayudar a un cambio de hábitos.

Qué es lo que más disfrutás de enseñar?

Ver el proceso de cada uno. Cada una de las personas que llegan a mi gimnasio lo hacen convencidas de que no van a poder, de que van a fracasar, de que esto no es para ellos. Tienen la autoconfianza por el piso. Y antes de que te des cuenta experimentaron una gran transformación. Me da mucha satisfacción ser parte de eso. No puedo creer que éste sea mi trabajo! De hecho, jamás digo ‘Voy a trabajar’, digo ‘Voy al gimnasio’. Es asombroso: cambió mi vida y cambia la vida de los demás.

Cómo empiezan tus días en Tasmania?

Me despierto muy temprano: a las 4:30. Tomo un jugo verde con apio, naranja, limón, kale y un poco de chile picante. Después me voy a dar clase. Arranco a las 6 de la mañana.

Cómo te alimentás?

Dejé las carnes hace algunos meses. Lo hice por mi bienestar, porque me hacían sentir pesada. Al principio me costó mucho dejar el pollo. Vivía a base de pollo! Ahora mi conciencia cambió! Ya no me imagino volviendo a comer animales muertos. Los fines de semana me organizo y preparo comida para toda la semana. Preparo muchos vegetales, legumbres, cereales y huevos.

Meditás?

Sí, de noche, porque soy una persona muy ansiosa, con mucha actividad mental! Así que meditar antes de dormir me serena y me prepara para el descanso.

Por último: tu cambio fue después de los 30. Ya eras madre y estabas esperando otro hijo. Sentiste miedo de no lograrlo?

Para ser honesta, nunca esperé llegar tan lejos. No estaba en mis planes! Lo hice por mí y mis hijos. De hecho, me recuerdo sentada con mi vieja laptop, mirando una clase de UBOUND de un World Summit. Ese día le dije a mi ex marido: ‘Quiero hacer esto!’. Él echó un vistazo y me dijo ‘Pfff, nunca vas a hacer algo así’. Cuando me vi por primera vez en un World Summit, subida a un trampolín, tan parte de este mundo, me sentí feliz! Y sólo pasaron tres años! Hoo haa! Desde el corazón a la cima!

Entrevista a Hermione Friesen, por Cecilia Alemano para Radical Fitness.

Articulos Relacionados

Dejar un comentario